Bioseguridad 

  "Bioseguridad" comprende un conjunto de medidas y disposiciones, algunas de las cuales son suficientes como para ser materia de una ley, las que tienen como principal objetivo la protección humana, animal, vegetal y ambiental. Es, por tanto, legítimo pensar que dentro de este campo tiene también cabida la protección, contra otros elementos que no son estrictamente de origen biológico, pero que si son capaces de constituir riesgo y agresión, nos referimos a las medidas de protección en el manejo de las siguientes situaciones:

1. Manejo de tóxicas, sean o no capaces de causar irritación tisular, así como inflamables o explosivas.

2. Manejo de Energizantes.

3. Manejo de Cancerígenos.

4. Manejo de Hormonas, Antibióticos y otros fármacos, especialmente de efecto sobre el embrión.

5. Descontaminación y protección ambiental, estrechamente ligada a la eliminación al ambiente del más variado tipo de productos químicos, biológicos, radiaciones o desechos industriales. Escape al ambiente de organismos exóticos o genéticamente modificados.

  En una visión lo más amplia posible del problema de protección, tampoco pueden excluirse las medidas tendientes a eliminar el riesgo de factores físicos, tales como:

1. Radiaciones no ionizantes (Luz ultravioleta, Infrarrojo, Microondas), Rayo Láser

2. Ultrasonido

3. Vibraciones

4. Ruidos

5. Quemaduras

6. Exposición prolongada a altas o bajas temperaturas

  El punto relativo al riesgo de factores físicos podría estimarse como más directamente relacionado a acciones de salud, de responsabilidad de los organismos pertinentes, sin embargo, es evidente como ya lo señalamos, que ellos están tan directa y estrechamente relacionados con el quehacer científico que en un análisis global del problema no puede excluirse.